Royal Canin Hypoallergenic

Te recomendamos el pienso Royal Canin Hypoallergenic para perros con alergias o intolerancias alimentarias. Ofrecemos pienso seco y húmedo para variar de alimentación. Gracias a sus nutrientes específicos, este alimento tiene un bajo poder alergénico, y unas fórmulas específicas con poca calorías para perros con tendencias al sobrepeso. Si tu veterinario ha recomendado una alimentación...


Ver más...
4 Productos.

Categorías

Te recomendamos el pienso Royal Canin Hypoallergenic para perros con alergias o intolerancias alimentarias. Ofrecemos pienso seco y húmedo para variar de alimentación. Gracias a sus nutrientes específicos, este alimento tiene un bajo poder alergénico, y unas fórmulas específicas con poca calorías para perros con tendencias al sobrepeso. Si tu veterinario ha recomendado una alimentación hipoalergénica para tu mascota, consigue la gama más adecuada a un precio económico a continuación:

Recomendaciones para el uso de Royal Canin Hypoallergenic


¿Que son reacciones alérgicas y cómo detectarlas? 

Existen muchas reacciones adversas al alimento. Por ejemplo, algunos tienen alergia a las proteínas de alimento, por lo que requieren una alimentación especial que es hipoalergénica. Las alergias vienen de reacciones adversas del sistema inmunitario a distintos elementos considerados patógenos. Pueden producir diversidad de síntomas desde picores hasta diarreas, y de muy variada intensidad. Algunas alergias son alimentarias y representan reacciones adversas al alimento. Puede existir algunos alimentos que el organismo de tu perro no digiere correctamente, o que provocan una reacción indeseada del organismo ante un alimento que se ha ingerido. Las reacciones adversas al sistema inmunitario dan lugar a alergias o hipersensibilidades alimentarias cuando el organismo reconoce la proteína del alimento como peligrosa y intenta luchar contra ella. 

Las reacciones adversas también pueden ser metabólicas, por ejemplo una intolerancia a la lactosa, farmacológicas, reacciones a alimentos con histamina, e intoxicaciones alimentarias debidas a toxinas. Las reacciones adversas al alimento en muchos casos se producen frente a una glucoproteína hidrosoluble que tiene un peso molecular de 10 a 70 kD. En los perros, las proteínas con mayor frecuencia de reacciones alérgicas son las de ternera, lácteos, pollo, soja, trigo, huevos, maíz, pescado y arroz. La proteína causante generalmente está en uno de estos alimentos que el animal tiene la costumbre de comer. 

La respuesta clínica a alergias alimentarias en perros no es inmediata, porque no supone una amenaza para su vida. Se manifiesta a través de dermatitis atópica y tiene como síntoma principal un picor no estacional. Es por eso que es recomendado considerar otras enfermedades que manifiestan este síntoma (infestaciones parasitarias, demodicosis, trastornos metabólicos…) antes de suponer una reacción de hipersensibilidad alimentaria. 

Unos de los síntomas más frecuente en las reacciones alimentarias son gastrointestinales. Si tu perro tiene vómitos intermitentes, heces sueltas, diarrea crónica, motilidad intestinal aumentada y ruidos en el intestino por el movimiento de los gases, puede ser que sufre de alguna intolerancia.

¿Que hacer para encontrar la proteína provocadora de las intolerancias?

Las reacciones adversas al alimento aparecen a una edad temprana, antes de los 12 meses de edad casi en la mitad de los casos. El único método de diagnóstico preciso que recomiendan los veterinarios es de proporcionar al perro una dieta de eliminación, es decir una dieta con una única fuente de proteínas durante un mínimo de seis semanas para observar si desaparecen los signos clínicos. 

Para una dieta de eliminación adecuada, deberías proporcionar un alimento con una sola fuente de proteína y carbohidratos que el perro no ha recibido anteriormente. Hay que tener en cuenta todos los hábitos alimentarios, incluso los premios, medicamentos recibidos, y alimentos extra. Las dietas de eliminación comerciales se pueden conseguir aquí. Las marcas ofrecen dietas con proteína seleccionada como el cordero, y dietas basadas en proteínas hidrolizadas. Los alimentos con proteínas hidrolizadas tienen un peso molecular por debajo de 10 kD que los hacen menos alergénicos y más digestibles.